AFICHE PROMOCIONAL DEL EVENTO

Me cuentan que se inició con motivo de reunir a un grupo de amigos y recordar mediante las comidas, la añoranza de la tierra. Que poco a poco se hizo grande. Tan grande como el evento que congregó a más de 2 000 personas en “El Huaralino”. Tan grande, que caminábamos por el shunto de gente y los abrazos, las sonrisas faltaban para abrazar a tantos amigos, a tantos paisanos que hoy son prosas por que visten a la moda y hasta se olvidaron del llanque, de su infancia. Tan grande que hasta fue motivo para verlos de cerca a nuestras estrellas de la farándula amazonense. Tan grande, que se acabó las fotografías de Martín Chumbe, las revistas de “El Torreón”, mis libros, las comidas, la cerveza, la gaseosa Amazonía, ahhh y el guarapo. Esa bendita bebida que hizo en tan pocas horas vivir momentos inolvidables entre todos los que de una u otra forma seguimos identificándonos con la tierra añorada.

Grupo Expresiones y el clásico Baile "El Brazo"

El Carnaval Chachapoyano se vivió en Lima

Este evento es organizado desde hace ocho años por medio de Producciones UMATAWA y Recepciones Amazonas, cuyos propietarios son la familia Chanca Rubio, resaltando la organización y coordinación que estuvo a cargo de Edinson Chauca, aventurero empresario que se llevó desde Chachapoyas al Grupo “Expresiones” conformado por estudiantes de la UNAT AMAZONAS, a Alfonso La torre, conocido animador, expositores de artesanía regional y todos los insumos para la preparación de nuestra variada gastronomía: Cuy, purtumote, tamales, juanes, pan, cemitas, rosquitas, turrones, queso, frijol negro (que dicen ser uno de los mejores del país), locros, cecina de chancho con mote o tacacho,etc.

Decenas de manos cumplieron con repartir las diversas comidas

Pipa La Torre, animador de la venta y estantes de Artesanía

Desde las dos de la tarde hasta que estuve en el lugar, pude ver desfilar a miles de personas conocidas como políticos, empresarios y por supuesto la mayoría de estudiantes universitarios de toda la región. Fue grato encontrarme con mi viejo amigo Homero Oyarce, cada día más cabezón y huaynacho. A Juanito Santillán y su orquesta “Cantares de Amazonas”. A la Señora Vergaray, natural de Leymebamba, toda una estrella de la música vernacular y popular, más conocida como la “Estrellita de Amazonas”, al grupo folclórico de Julio Rubio  Alva que todavía baila “La Chumaychada” en sus casi treinta minutos de duración. Y a miles de personas bailando al son del acordeón de Juanito Santillán, que deleitaba a su gente, nuestra gente, piezas inolvidables de nuestra infancia o adolescencia.

La Chumaychada, bailada por el grupo de Julio Alva Rubio

Miles de personas pasaron ocho horas de reencuentro regional

Vaya que el Guarapo fue pretexto para que la fría tarde limeña con su clásico color de pansa de burro en invierno, no sea motivo de ausencia, de indiferencia o apatía. En carro, en combi, en colectivo, en mancha o en pareja y hasta solos y a pié llegaron grandes y niños, viejos y jóvenes, varones y mujeres, con ese tufo chachapoyano o amazonense, con ese “noseque” que tiene nuestros paisanos que lo hacen previsible en cualquier parte del mundo.

Martín Chumbe y Edinson Chauca, organizador del evento. Al otro lado, Homero, Jenner y una guapa paisana

El autor con la grata compañia de dos personalidades de la música: Estrellita de Amazonas y Homero Oyarce Escuadra

En fin por esas casualidades fui parte de los invitados a este evento, el cual estamos seguros se repetirá constantemente y será motivo siempre de reencuentro, de añoranzas, hasta quizá de lágrimas, porque todo hombre guapo, tomará siempre su Guarapo. ¡Salud y hasta el año que viene!